Espectador en serie

Luz de luna – Los pájaros carpinteros

Luz de luna – Los pájaros carpinteros (De la colección Espectador en serie)

Resulta que los pájaros carpinteros no tienen dolores de cabeza. Ni por estrellar el pico continuamente contra el árbol, ni por el ruido que esta acción pueda ocasionar. Con un artículo sobre este tema, ganaron el premio Ig Nobel de la ciencia 2006 los profesores Ivan R. Schwab y Philip R.A. May. Los premios Ig Nóbel son una ceremonia alternativa a los Nóbel y buscan acercar la ciencia al ciudadano de a pie a través de pequeños descubrimientos divertidos que pueden facilitar mejoras en nuestras vidas. En el caso del estudio de los pájaros carpinteros, se han dado pasos de gigante a la hora de mejorar los cascos de motorista. Otro estudio ganador de este año demostraba que los escarabajos que se alimentan de las heces de mamíferos son en realidad animales bastante tiquismiquis con lo que comen. Que hacen ascos a algunas comidas, vamos. Otra investigación ganadora hacía ver que cuanto más difícil de leer es la fuente elegida para un trabajo universitario, menos inteligente es el estudiante que la entrega…

Estoy seguro que un buen estudio sobre el éxito y la calidad de una obra de arte podría ganar un Ig Nóbel. Una obra de arte puede gustar a más o menos gente. Un artista puede ganar más o menos dinero. Una trayectoria artística puede tener mayor o menor reconocimiento de la crítica. Podemos medir con relativa facilidad todas esas cuestiones. Lo que es más difícil de medir es el éxito y la calidad artística de una obra de arte. Los parámetros exactos del éxito y de la calidad artística son difíciles de definir. No es, por lo tanto, extraño que todos los partidos políticos anuncien su éxito tras unas elecciones. No es extraño que una obra de arte tenga gran repercusión artística y sea calificada de gran calidad en el momento de su publicación pero luego pase a la historia como una mera anécdota. O viceversa.

El primer episodio de Luz de luna es el peor episodio piloto que he visto en mi vida. Hace falta un esfuerzo sobrehumano para ver los seis episodios de la primera temporada de la serie. Los cuarenta y tres minutos de media que dura cada episodio se hacen eternos y tienes que poner el DVD en pausa y cambiar a un canal que esté con la publicidad en esos momentos para reunir fuerzas y continuar con la serie. Los guiones no tienen sentido. Los diálogos y las discusiones no tienen gracia. Los decorados están poco trabajados y los exteriores están localizados en los lugares menos atractivos de la ciudad de Los Ángeles. La realización es deficiente, Bruce Willis aún no sabe caminar enfadado y todos los primeros planos de interior con Cybill Shepherd tienen la misma iluminación y filtros que un anuncio de champú.

La cadena ABC creó una productora independiente, puso al frente a Glenn Gordon Caron y le dio tres oportunidades para crear una teleserie de éxito. El episodio piloto de Luz de luna era su tercera oportunidad. Si Luz de luna no salía adelante, la productora desaparecía. La cadena ABC había desestimado los pilotos de las dos ideas anteriores. No puedo imaginar cómo serían las otras dos propuestas.  O tal vez me equivoque. Tal vez las otras dos ideas eran mejores. O tal vez tuvieran más calidad. O a mí me habrían gustado más. ¿Quién sabe? Pero los responsables de ABC vieron posibilidades en Luz de luna. Y esta fue la serie que salió adelante, la que, después de todo, fue producida durante cinco temporadas.

El éxito y la supervivencia como empresa son los temas centrales de la primera temporada de la serie. Después de todo, el título de la serie en inglés es Moonlighting, que, en argot, significa algo así como hacer chapuzas después de tu trabajo para ganarte un dinero extra. En ninguno de los seis episodios, la agencia de detectives es contratada como tal para realizar unos servicios y cobrar sus honorarios. Maddy no deja de hacer cuentas en su calculadora. Se hacen bromas sobre la inactividad de los empleados de la agencia que trabajan en la oficina. Cuando hacen repaso de lo que ha sido el primer año de la agencia (y de la serie), Maddy dice que ha sido un fracaso y su compañero dice que siguen ahí, que siguen juntos, que han sobrevivido y que eso es el mayor de los éxitos.

La segunda temporada de Luz de luna es ligeramente mejor. Las discusiones entre los dos protagonistas son mucho más ingeniosas, la velocidad en los monólogos de Bruce Willis nos recuerdan a los mejores tiempos de Groucho Marx o de Bugs Bunny, los guionistas acuden con éxito a la técnica de la cuarta pared, hay muchas mejoras y atrevimientos formales, como la idea de filmar gran parte de un episodio en blanco y negro (la cadena ABC les obligó a hacer una pequeña introducción al episodio en el que se avisaba a los espectadores de que sus televisores no estaban estropeados si parte del episodio perdía el color). La serie tuvo bastante éxito. Gustó a muchísimos espectadores, que la siguieron con fervor (me incluyo entre ellos) y lanzó al estrellato a Bruce Willis. Desgraciadamente, no resiste un visionado actual. De cada episodio, puede salvarse una de las discusiones o uno de los monólogos. Poco más. Por esto, recomiendo abstenerse de verla de nuevo a aquellos que tienen un buen recuerdo de la serie.

Escucho a Glenn Gordon Caron en el documental sobre Luz de luna y me da la impresión de que el bueno de Glenn, como muchos otros creadores, era mucho más feliz cuando diseñaba en su imaginación cada una de las teleseries que se le ocurrían[1]. Muchos creadores, cuando repasan su biografía, descubren que encontraron su mayor felicidad antes de tener éxito. Trabajaban, sí, soñando con el éxito y la calidad de su obra y se estrellaban una y otra vez con múltiples fracasos sin que eso les diera dolor de cabeza. Como los pájaros carpinteros. Los dolores de cabeza sólo llegaban con el éxito.


[1] Gordon Caron se proyecta en la serie en multitud de ocasiones. En un episodio de la primera temporada, Bruce Willis comparte con su compañera todas las ideas que se le ocurren para crear diversas teleseries de éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s