Recomendaciones

Justicia poética

Alcohol de quemar. Miguel Mena. Tropo editores, Zaragoza, 2014. 169 páginas.

           Durante cuatro años estuve trabajando en colaboración con el Ministerio de Educación de Utah, en los Estados Unidos. Allí, auspiciado y organizado por la Universidad Brigham Young, tenían un programa anual gracias al cual un centenar de educadores de la escuela pública de primaria y secundaria tenían un viernes libre al mes para hablar sobre la democracia. Ese viernes, los distritos escolares mandaban a un sustituto y los profesores elegidos cada año se reunían en un hotel para hablar sobre la democracia. Cuatro horas por la mañana y tres por la tarde. Se les invitaba a comer en el mismo salón de reuniones del hotel (un menú del día correcto pero sin excentricidades) y la inercia les invitaba a seguir hablando sobre la democracia durante la comida. Cada año elegían a 100 maestros diferentes con lo que, a lo largo de los años, muchos maestros de Utah (con una población de unos dos millones de habitantes) tenían la oportunidad de participar en el programa.

Si todo lo anterior flota sobre nubes de utopía, lo que vivimos en España en estos tiempos se acerca más a un nubarrón distópico. Parece que, en los últimos años, vamos atravesando la actualidad como si de un riachuelo se tratase. Nos vamos apoyando con rapidez en las rocas que sobresalen (los trending topics), parece que sean las únicas noticias que tienen posibilidades de competir con lo trivial, con el fútbol y con el tiempo que hará durante la semana. Nos dejamos llevar por el ruido banal, por el que grita más alto o por el mensaje que se repite más veces. El medio de comunicación más extraordinario del siglo XXI, Internet, no ayuda mucho. La cantidad de páginas sobre una noticia es tal que es difícil encontrar el tiempo y, a veces, el criterio para hacernos una idea de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Miguel Mena tiene claro que para atravesar el riachuelo de la actualidad hace falta pisar las piedras más pequeñas y sumergidas en el agua,  hace falta mojarse, hace falta reflexionar sobre las noticias que recibimos, hace falta dialogar con las personas que tenemos cerca y hay que actuar. Hay que actuar de forma individual, como Adrián Pérez Bermejo, el protagonista de Alcohol de quemar, o hay que agruparse como la asociación de afectados por accidentes a la cual acude Adrián por iniciativa de su novia.

Alcohol de quemar es una reflexión sobre la justicia y, como aquí no tenemos un programa como el que organiza la Universidad Brigham Young con el Ministerio de Educación de Utah, Miguel Mena nos invita a reflexionar sobre este tema tan importante a través de su novela, a través de un diálogo que el protagonista entabla con el lector de manera unamuniana. En el momento en el que se comete una injusticia, no nos podemos olvidar de las reparaciones (físicas y anímicas) a las víctimas, no podemos descuidar la justa pena para los culpables, tenemos que tener en cuenta que hay una serie de profesionales para los que la justicia se convierte en el día a día de su jornada laboral (jueces y abogados, funcionarios penitenciarios, psicólogos y trabajadores sociales),  y, sobre todo, debemos recordar que la justicia, además de ser un acto social, se lleva a cabo dentro de cada uno de nosotros.

El formato de novela podría llegar a distraernos. Sin embargo, Mena consigue crear la tensión dramática sin florituras, sin caer en el artificio o en el sentimentalismo. De manera metódica y ordenada, el protagonista habla con el lector, le explica cada uno de los puntos de vista posibles sobre un acontecimiento ocurrido en 1991 en la provincia de Zaragoza y lo compara con uno similar ocurrido en California en 1957. Descubre que la justicia ha sido distinta a lo largo de la historia y nos hace ver que la justicia es diferente, también, en cada uno de los puntos del planeta. Algunos de los protagonistas de la novela se preguntan si existe la justicia divina. De lo que Miguel Mena está seguro es de que Alcohol de quemar es su novela y que en ésta no puede faltar la justicia poética.

Anuncios