Viajes

Nápoles subterránea

Hoy me he sumergido en Nápoles.

Las ciudades no solo son una colección de postales. Las ciudades tienen sus ruidos y sus sonidos. Las ciudades gritan y ronronean. Silban y arrullan. Las ciudades tienen olores y sabores. Las ciudades tienen texturas. Las ciudades tienen, al menos, tres dimensiones. Añadiría dos dimensiones más: el movimiento y el tiempo. Las ciudades se transforman conforme las atravesamos en el espacio. Las ciudades evolucionan mientras las vivimos en el tiempo. La mayoría de las ciudades presentan coordenadas tridimensionales y solemos descuidar las que se hunden en las profundidades de las alcantarillas, de las cloacas, del metropolitano.

Hoy me he sumergido en Nápoles. Napoli sotterranea. Naples Underground. Nápoles subterránea.

Unas escaleras. Unas cámaras diáfanas. Un largo pasillo estrecho a oscuras. Unas velas eléctricas. Nada sería posible sin la narrativa. Sin la voz de un guía que te despierte la imaginación. El mundo se llena de ciudades que necesitan explicarse. Y de ahí surgen las visitas guiadas en autobús de dos pisos, las caminatas con guía, los tours sobre nuestros fantasmas (ghost tours) y, sí, ha llegado la hora de conocer nuestras cloacas. 

Anuncios
Viajes

Nápoles, la vieja ciudad nueva

     El nombre de Nápoles viene del griego Neápolis, la ciudad nueva. La construyeron a unos metros de Parténope o Palépolis,  que sería la ciudad vieja. Los griegos la llamaron así, Neápolis, al menos desde el siglo V a.C. lo cual la convierte en una de las ciudades más viejas de Europa. Y se le notan los años a Nápoles. Los napolitanos parecen reacios al cambio. Han encontrado unas fórmulas de vida que les han ayudado a sobrevivir y las exprimen al máximo. Hace falta ir a lugares muy concretos de la ciudad para encontrar tiendas franquicia, de esas que se encuentran por todo el mundo. Nápoles sigue lleno de tiendas diminutas, restaurantes familiares y pequeños negocios que parecen soportar la mayor parte de la economía de la ciudad. 

Viajes

Pompeya

Fontana Pompeya

Visitar Pompeya o Herculano es como ir al parque temático sobre el post-apocalipsis. Un día del año 97 d. C. el Vesubio comenzó a lanzar piedra pómez y ceniza hacia el cielo. La columna de humo alcanzó más de 32 kilómetros de altura sobre el cráter del volcán y los pompeyanos se quedaron atónitos mirando hacia el cielo. Horas más tarde, toda esa piedra pómez comenzó a caer sobre Pompeya.

Viajes

Uno de enero en Nápoles

Nápoles desde mi ventana

Está decidido. Quiero viajar de un lado para otro. Hoy, uno de enero de 2019, he viajado a Nápoles y estas son las vistas desde mi ventana.

El taxista que nos trajo desde el aeropuerto era un chaval joven que anoche no salió porque hoy trabajaba todo el día. Le recuerdo que uno de mis profesores de italiano nos dijo que los napolitanos tiraban cosas viejas por la ventana cada noche vieja. Muebles. Electrodomésticos. De todo. Le pregunto si eso es verdad y si todavía se hace. Me dice que él no, que la juventud ya no lo hace. Que es una costumbre que se está perdiendo. La globalización, nos dice.